México puede salir adelante sin Donald Trump.

02-zedillo-ok

La nueva administración en Washington se enfrenta a las promesas y la realidad. Presentamos el artículo con el que el expresidente Zedillo plantó cara a Trump.

El gobierno mexicano ha sido cortés con Donald Trump como candidato y ahora presidente de Estados Unidos. De hecho, el presidente Enrique Peña Nieto, ha pagado un alto costo político en México por estar abierto a trabajar de manera constructiva con el presidente Trump.

Pero Peña Nieto ha hecho lo correcto al poner los intereses de México y la preservación de relaciones mutuamente beneficiosas con nuestro vecino por encima de su popularidad personal. Sin embargo, ha llegado el momento de admitir que las acciones de la nueva administración han cerrado, al menos en el futuro previsible, la posibilidad de que se logre un acuerdo mediante el diálogo y la negociación que pueda satisfacer los intereses de ambas partes.

Esta es una situación desafortunada y triste, pero el esfuerzo para acomodar los caprichosos deseos del presidente Trump han demostrado ser inútiles y no debe continuar. No es útil para México ni para Estados Unidos.

En retrospectiva, la probabilidad de llegar a un acuerdo mutuamente beneficioso sobre los temas de la agenda del presidente Trump en México siempre fue pequeña, considerando que sus demandas han desafiado la racionalidad jurídica y económica desde el principio.

Por ejemplo, la aspiración del presidente Trump de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) deriva de la errónea idea de que la balanza comercial entre los dos países se origina en las ventajas mexicanas incorporadas al TLCAN y que una balanza comercial, si es positiva para México, significa la transferencia automática de empleos de Estados Unidos a su socio del sur. Ambos conceptos están equivocados.

Igualmente erróneo es el fracaso del presidente Trump de explicar cómo los modernos sistemas de transporte y tecnología de la información han cambiado el comercio internacional. Este progreso ha creado sofisticadas cadenas de suministro que ofrecen productos y servicios, incluyendo a los nuevos, a precios bajos.

Dada su increíble capacidad tecnológica y empresarial, Estados Unidos ha sido el principal beneficiario de esta nueva forma de organizar la producción y el comercio internacional. Muchas empresas estadounidenses pueden competir con éxito en todo el mundo con las de Europa y Asia y, por lo tanto, pueden proporcionar empleos estadounidenses de alta calidad y buen pago, precisamente porque son libres de desarrollar vínculos a lo largo de sus cadenas de suministro en lugares como México —en este caso gracias al TLCAN.

Es por eso que debería haber sido evidente desde el principio que sería imposible acomodar el objetivo del presidente Trump de equilibrar la cuenta comercial con México, ajustando sólo el TLCAN. Si el presidente Trump sigue obsesionado con ese objetivo equivocado, México debería tomar eso como un deseo de matar al TLCAN, que por supuesto es algo que él tiene la capacidad legal de hacer.

Sería una pérdida de tiempo para que el gobierno mexicano jugara un juego de arreglar al TLC con el gobierno de Trump. Sólo si el gobierno de los Estados Unidos presenta una agenda seria y clara de los puntos relacionados con el TLCAN, en consonancia con los intereses de los dos países, si las autoridades mexicanas se mueven para reanudar el diálogo. En este punto, sin embargo, tal escenario es muy improbable, y lo prudente sería asumir que el presidente Trump matará al TLCAN.

Por supuesto, esto sería costoso para las dos economías —y, al menos inicialmente, de manera desproporcionada para México.
Pero tal resultado no debería ser causa de desesperación en mi país.

El TLCAN ha sido un excelente instrumento, pero es una de las muchas herramientas disponibles para alcanzar los objetivos de crecimiento económico y desarrollo. A diferencia de su vecino del norte, México debe reforzar su compromiso con la apertura y políticas económicas sólidas. No podemos permitirnos hacer otra cosa.

México puede crear nuevas condiciones que mantendrán, e incluso mejorarán, nuestra posición como un buen lugar para que las compañías globales produzcan para el mercado internacional y el propio, no sólo para Estados Unidos.

Debemos tranquilizar a las empresas globales, con acciones concretas, que México permanecerá abierto para los negocios y que nuestro gobierno no tratará de intimidarlos o decirles qué, dónde y cómo producir. La actual administración mexicana, que lanzó con éxito reformas económicas increíblemente ambiciosas en sus primeros años, debería volver a este impulso reformista. El final del TLCAN, tan destructivo y costoso como sería en el corto plazo, podría ser compensado con el conjunto correcto de políticas. Por supuesto, como lo ha amenazado, el presidente Trump, tal vez desee ir más allá de la cancelación del TLCAN y tratar de imponer barreras adicionales al comercio con México.

Mi país debe estar dispuesto a utilizar todos los instrumentos jurídicos posibles, en particular los proporcionados por la Organización Mundial del Comercio, para impugnar cualquier acción arbitraria e ilegal. El presidente Trump podría incluso considerar la retirada de los Estados Unidos de ese árbitro central de las disputas comerciales internacionales, momento en el cual la cuestión mexicana se convertiría en un problema mundial que tendría que ser enfrentado por toda la comunidad internacional.

En cuanto al muro de la frontera del presidente Trump: obviamente hay poco que el gobierno mexicano­ pueda hacer para alentar políticas de inmigración más ilustradas en Estados Unidos; estos son estrictamente un asunto interno, a pesar de las consecuencias para otros países, incluido México. Pero está claro que si la economía cuenta, es mucho mejor hacer buenas leyes que muros perniciosos. Esas leyes deben apoyar un mercado de trabajo de Estados Unidos que funcione bien sin incentivar un mercado negro de trabajadores indocumentados poco calificados.

Por supuesto, repetir esto al presidente Trump no estaría al margen; el muro parece ser otra de sus obsesiones con México, y no es asunto de México si el gobierno de Estados Unidos quiere aumentar su deuda nacional construyendo un elefante blanco en su propio territorio.

Lo que rechazamos, en cualquier circunstancia, es cualquier intento de usar una sola pulgada de nuestro territorio para construir una estructura tan abominable. Todos los mexicanos están detrás del presidente Peña Nieto cuando le dice al presidente Trump que no pagaremos por su extravagante, ofensivo e inútil proyecto.

Ernesto Zedillo fue presidente de México de 1994 al 2000. Actualmente es profesor de economía y política internacional en la Universidad de Yale.

Related posts

Leave a Comment